EN LIBERTAD.

Entendemos la “Libertad” como la facultad y el derecho de las personas para elegir de manera responsable su propia forma de actuar dentro de una sociedad.
Pero la pregunta que no podemos obviar es ¿hasta qué punto nuestra forma de pensar y actuar está tan condicionada por esa sociedad en la que nos desarrollamos que no sabemos ni que somos libres?

Tenemos todo lo que nos hacen creer que se supone que necesitamos para sentirnos bien, muchas e infinitas posesiones de grandes y pequeñas cosas así como también de personas.
Un ejemplo en relación con la posesión de personas es el amor. El amor condicionado a ser y vivir de una forma determinada, un amor sin libertad ni en libertad.
Un amor que tengo que tener y por lo tanto poseer y que se mantenga a mi lado a toda costa.

Libertad, también es la capacidad de crecer y desarrollarse sin necesitar tener nada ni a nadie como parte de un tesoro que tengo que guardar en algún sitio. Cambio TENER por SER, el Miedo por AMOR, ACUMULAR por SOLTAR…
La LIBERTAD es movimiento, dejar que todo se mueva como debe y hacia donde deba ser.

En ese movimiento se genera energía que nos moviliza para buscar conocer otras formas de vivir y de pensar en nuestra propia vida, liberándonos de prejuicios y mitos establecidos socialmente sumamente limitadores. Normas establecidas que nos imponen lo que debe ser y como debe ser, sin dejarnos margen ni para hacernos peguntas.

Pero si somos capaces de abrir la puerta para hacernos una sola pregunta y una respuesta diferentes estaremos abriendo esa puerta a la libertad y por lo tanto a el conocimiento de quién somos y cómo queremos vivir.

Somos nosotros los responsables de descubrir nuestro camino, el camino que nos haga vivir en LIBERTAD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.