DUELE.

Duele, duele mucho ver una mujer
con cualquier parte de su cuerpo
por los golpes marcada.

Duele, duele mucho escuchar
que recibe un sola mala palabra.
Duelen los gritos
y también las malas caras.

Me duele sentirla callada,
sin alzar la voz
y mucho menos la mirada.

Y me siento identificada
con cada golpe,
con cada mala palabra,
con el mal gesto
y la no mirada.

Duele, duele mucho
esperar amor
pero ser maltratada.
Aunque las mayores heridas
son las del alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.