Curiosidades en Gijón. #Psicología.

Puede resultar muy curioso analizar desde  la propia experiencia lo  que implica ser psicóloga en una ciudad tan pequeña pero tan maravillosa  como Gijón.

Curioso no desde la perspectiva profesional en relación con mis pacientes, por cierto enriquecedora donde las hay, si no desde la perspectiva de una profesional que en su vida cotidiana  se relaciona con otras personas que también tienen algo a lo que se dedican. Y es aquí donde comienza la curiosidad ya que cuando estás en un grupo y le preguntas o le preguntan a alguien del grupo a que se dedica da igual que conteste que sea bombero. pintor, albañil, socorrista, profesor, etc. que cualquier contestación es recibida con ánimo de saber algo más al respecto. Pero si te preguntan a ti y contestas “soy psicóloga”, de  repente las reacciones que comienzas a observar alrededor suelen ser algo  diferentes a las anteriores e incluso es fácil que se cambie con rapidez de conversación.

Supongo que debido a los mitos tan extendidos que circulan sobre los psicó[email protected] en general como por ejemplo : seguro que me psicoanaliza y a mí no…, estos son todos unos loqueros, pero como va a ayudar a nadie con la pinta que lleva, etc…

Bueno no deja de ser algo anecdótico y a lo que te acostumbras con el tiempo pero es una pena que vayamos tan despacio a la hora de evolucionar en ciertas cosas y sobre todo tan importantes como esta  que aunque parece que no tiene importancia, estamos hablando de los prejuicios que tenemos y que están tan arraigados que salen a la superficie incluso en situaciones tan nimias como la anterior. Esto nos plantea un reto real  e importante como personas que tiene que ver con la capacidad de abrir nuestra mente a todo aquello que es diferente a nosotros y dejar que nos sorprenda dejando aparcado en una estantería todo lo que creemos saber o conocer.

El encuentro con el otro debería verse como una oportunidad para que ese otro nos refleje otras realidades diferentes y por lo tanto se abra un espacio para la colaboración al enriquecimiento personal . El otro planteamiento es verlo  desde una perspectiva hostil y agresiva donde casi lo veo como mi enemigo.

Podemos reflexionar como son nuestros encuentros con los demás y siempre podemos cambiar la manera de relacionarnos y que se conviertan en un momento especial. Y sobre todo en una ciudad tan pequeñita pero tan maravillosa como Gijón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.